Newsletters
Dónde Alojarse
 
buen os aires
b ot on e r a  B a rrios
 

Obelisco
Av. 9 de Julio y Av. Corrientes, San Nicolás

“…moderno trasunto del altar común en la edad de piedra, cuya reminiscencia de un culto fálico ha sido captada por el pueblo bajo, tan propenso a revivir estados arcaicos de la psique.” “…moderno trasunto del altar común en la edad de piedra, cuya reminiscencia de un culto fálico ha sido captada por el pueblo bajo, tan propenso a revivir estados arcaicos de la psique.”


La casa de Evaristo Carriego
Honduras 3784, Palermo
Aquí vivió y murió Carriego, hoy en este sitio funciona el Museo de la Poesía. “En una calle de Palermo cuyo nombre sí quiero acordarme y es la de Honduras, vivió allá por los años enfáticos del Centenario, un entrerriano tuberculoso y casi genial que miró al barrio con mirada eternizadora.”


Rosedal de Palermo
Av. Sarmiento, Palermo
A una rosa: “... ¿No piensa Ud. que la rosa es una flor sobrenatural? Está junto con el narciso, el lirio, y acaso la amapola.... ¡trasciende lo puramente natural, es mensaje, idea, que sé yo! Es así canto; le falta la voz, que es lo que ha querido expresar ese poemita; cuando la rosa se abre ¿no piensa usted que hay en ella como una desesperada ansiedad de música?...”


Café Tortoni
Av. de Mayo 825, Monserrat
“A pesar de la lluvia yo he salido / a tomar un café. Estoy sentado / bajo el toldo tirante y empapado / de este viejo Tortoni conocido...”


Cementerio de la Recoleta
Junín 1760, Recoleta
“Al doblar por Vicente López divisó las cúpulas y los ángeles que asoman por arriba del paredón de la Recoleta y con desagrado descubrió que esa noche todas las casas le parecían bóvedas...”


Teatro Colón
Cerrito 618, San Nicolás
“Sentimos que un espectador invisible ocupa la butaca vacía, vecina a la nuestra..., al avanzar distraídos por uno de los corredores desiertos del Teatro Colón, sabemos, de repente, que no estamos solos...”


Basílica de Nuestra Señora del Rosario y Convento de Santo Domingo
Defensa 422, Monserrat
“...El 27 de junio de 1806 -le dijo Alejandra-, los ingleses avanzaban por las calles de Buenos Aires. Cuando yo era así -puso una mano cerca del suelo- el abuelo me contó la historia ciento setenta y cinco veces. La novena compañía cerraba la marcha del famoso 71 (¿por qué famoso?). No sé, pero así decían. Creo que nunca lo habían vencido, en ninguna parte del mundo ¿comprendes? La novena compañía avanzaba por la calle de la Universidad (¿de la Universidad?). Pero sí, zonzo, la calle Bolívar. Te cuento como el viejo, me lo sé de memoria. Al llegar a la esquina de Nuestra Señora del Rosario, Venezuela para
los atrasados, pasó la cosa (¿qué cosa?). Esperá. Tiraban de todo. Desde las azoteas, quiero decir: aceite hirviendo, platos, botellas, fuentes, hasta muebles. También baleaban. Todos tiraban; las mujeres, los negros, los chicos. Y ahí lo hicieron (¿a quién?). Al teniente Patrik, hombre. En esa esquina estaba la casa de Bonifacio Acevedo, abuelo del viejo, el hermano del que después fue general Cosme Acevedo (¿el de la calle?). Sí, el de la calle: es lo único que nos va quedando...”


Hotel Chile
Av. de Mayo 1297, Monserrat
“Yo veo a las cariátides como seres legendarios, capaces de muchas fechorías, hasta de llevarse la casa un día, saliendo con ella hacia otro barrio más saludable y más nuevo...”


Catedral Metropolitana
Rivadavia y San Martín, San Nicolás
“Recia esquina de bronces, de columnas, de muros, que alzas al firmamento tu cumbre de azulejos; dejo en tu escalinata algunos versos puros por cansados, por simples, por diarios, por viejos. Mole porteña inmóvil en la Plaza de Mayo, oscura rosa entre mármoles deslumbrantes... Ahora que todavía del sol te hiere un rayo, antes que la fe brille en tu cruz de diamantes.”


Congreso Nacional
Av. Entre Ríos y las calles Rivadavia Combate de los Pozos, Balvanera
"La política misma tiene de raro, de estrambótico y de eficaz que es cursi. Sólo la política cursi tiene éxito, y el Parlamento vive porque es lo más cursi del mundo, con sus taquígrafos, sus pupitres, su presidencia, sus escribanías y su campanilla."


Edificio Kavanagh
Florida 1065, Retiro
"...ese alto prisma que domina el estuario cuyas aguas tienen el color del desierto..."


Galería Güemes
Florida 165 y San Martín 170, San Nicolás
“...El Pasaje Güemes, territorio ambiguo donde ya hace tanto tiempo fui a quitarme la infancia como un traje usado. Hacia el año veintiocho, el Pasaje Güemes era la caverna del tesoro en que deliciosamente se mezclaban la entrevisión del pecado y las pastillas de menta, donde se voceaban las ediciones vespertinas con crímenes a toda página y ardían las luces de la sala del subsuelo donde pasaban inalcanzables películas realistas.”
“...Recuerdo sobre todo olores y sonidos, algo como una expectativa y una ansiedad, el quiosco donde se podían comprar revistas con mujeres desnudas y anuncios de falsas manicuras, y ya entonces era sensible a ese falso cielo de estucos y claraboyas sucias, a esa noche artificial que ignoraba la estupidez del día y del sol afuera. Me asomaba con falsa indiferencia a las puertas del pasaje donde empezaba el último misterio, los vagos ascensores...”


Antigua Biblioteca Nacional
México 564, Monserrat
“La Biblioteca Nacional es solemne y severa como el recinto de un Parlamento. El silencio, como de museo, cae en cortinas de pliegues grávidos, del techo, de los anaqueles, un silencio apretado, compacto, como el de los libros. Bastaría que entrara un rayo de sol por la claraboya -no entra- para que viéramos esas partículas de espíritus, brillantes como las de polvo, llenando el silencio.”


Bar London City
Av. de Mayo 599, Monserrat
“...Por la puerta de la Avenida de Mayo entraba y se iba la gente de siempre... Casi todas las mesas estaban ocupadas pero sólo en unas pocas imperaba el aire de los presumibles viajeros. Un grupo de chicas salía con la habitual confusión, tropezones, risas y miradas a los posibles censores o admiradores. (...) La más caótica hipótesis del caos no resistía la presencia de ese entrevero a treinta y tres grados a la sombra, esas direcciones, marchas y contramarchas, sombreros y portafolios, vigilantes y Razón quinta, colectivos y cerveza, todo metido en cada fracción de tiempo y cambiando vertiginosamente a la fracción siguiente.” “Todo esto llevó su tiempo porque en el London no es fácil levantarse y cambiar de sitio sin provocar notoria iracundia en el personal de servicio. (...) No era fácil conversar a esa hora en que todo el mundo tenía sed y se metía en el London como un calzador, sacrificando la última bocanada de oxígeno por la dudosa compensación de un medio litro o un Indian Tonic. Ya no había demasiada diferencia entre el bar y la calle; por la avenida bajaba y subía ahora una muchedumbre compacta con paquetes y diarios y portafolios, sobre todo portafolios de tantos colores y tamaños.”


Plaza Flores
Av. Rivadavia, Gral. J. G. de Artigas, Yerbal y F. C. Rodríguez, Flores
“Las chicas de Flores tiene los ojos dulces como las almendras azucaradas de la Confitería del Molino.”


Iglesia de San Bernardo
Villa Crespo
“Hay en Villa Crespo -refirió desganadamente- una vieja italiana que yo he bautizado con el nombre de Cloto. La encuentro a veces, en la iglesia de San Bernardo, arrodillada frente al altar mayor; y al verla, me pregunto si Cloto no sabe más que todas las filosofías juntas.”
“Mientras deliberaban sus compañeros, Adán oyó los bronces de San Bernardo que tañían las dos y media de la madrugada, y vio el reloj amarillo como la cara de un muerto, allá, en lo alto de la torre.” “Irresoluto aún, Adán Buenosayres volvió a mirar el reloj fantasmagórico de San Bernardo y la desierta calle Gurruchaga por la que debería regresar.”


Plaza Irlanda
Entre Alte. Seguí, Gaona, Donato Álvarez y Neuquen, Caballito
“Al anochecer, cansadísimo, llegó a la Plaza Irlanda. Comentó consigo que las plazas de Buenos Aires eran hermosas y también la circunstancia extraña, pero desprovista de interés, de que las dos personas a quienes quería abrazar antes de partir vivían cerca de plazas; su padre y Castro, el amigo de toda la vida. Se dijo: estoy pensando en estas necedades, para olvidar lo que me espera. Dobló por la calle Necochea y a pocos pasos encontró la casa de su amigo. Era diminuta, de techo rojo y en punta, como los de algunos campanarios, y precedida por un jardín exiguo, muy mal cuidado...”


Café la Ópera
Av. Corrientes y Av. Callao, San Nicolás
“En Callao y Corrientes la noche ultramoderna / que entre muslo y sandalia luce toda la pierna/ manipula una andrógina melena a la gomina.”


Esquina Scalabrini Ortiz y Las Heras
Av. Raul Scalabrini Ortiz y Av. Las Heras, Palermo
“Los muchachos armaron como todas las noches, la mesa de truco en ese café de Canning, frente a la Plaza Las Heras.”


Árboles de Agronomía
Zamudio y Tinogasta, Agronomía
“Por Tinogasta y Zamudio baja Clara taconeando distintamente, saboreando el sol de noviembre roto por islas de sombra que le tiraban a su paso los árboles de Agronomía...”


Puente Alsina
Av. Saenz y Av. 27 de Febrero, Nueva Pompeya
“El puente Alsina y lo que queda de antes / el monumento atroz que preserva / tus nacionales casas, la severa / nostalgia de jardines ya baldíos…”


Esquina Emilio Mitre y Av. Rivadavia
Emilio Mitre y Av. Rivadavia, Caballito
“De noche los tranvías descansan en las estaciones como los barcos en los puertos. Vacíos sin el letrero de colores en la frente, que los desvelaría, se les nota la enorme fatiga de dar vueltas por la ciudad, siempre en un mismo surco, rígidos y crujientes. Están locos de agrios rechinamientos, de paradas bruscas, de arrastrar el peso de los “completos”, del eléctrico calambre que recorre su esqueleto, del sol, de la lluvia, de gestos desabridos, de malas palabras. Pero ahora están tranquilos, cerrados los vivos ojos de fuego, y los salvavidas levantados, como recios bigotazos de hierro. Y parece que entre cerda y cerda pasara un ligero aliento, como una leve respiración que llena, que desborda las estaciones y que advierte el transeúnte.”


Tres Arroyos 303
Villa Crespo
“Pero refrena tu lirismo, encabritado lector, y descolgándote de la región excelsa en que te puso mi estilográfica desciende conmigo al barrio de Villa Crespo, frente al número 303 de la calle Monte Egmont: allá, barriendo a grandes trazos la vereda, Irma gritaba los versos iniciales de “El Pañuelito”. Calló de pronto y se afirmó en su escoba, desgreñada y caliente, bruja de dieciocho años: sus oídos atentos captaron en un solo acorde la canción de los albañiles italianos, el martilleo del garaje “La Joven Cataluña”, el cacarear de las gordas mujeres que discutían con el verdulero Alí, la oferta grandilocuente de los judíos vendedores de frazadas y el clamor de los chiquilines que se hacían polvo detrás de una pelota de trapo. (...) Bien sé yo que si trepando la escalera del número 303 se hubiesen asomado todos ellos a la habitación de Adán Buenosayres, la presencia del héroe dormido les habría inspirado un generoso silencio, máxime si hubieran sabido que Adán, vuelto de espaldas al nuevo día, desertor de la ciudad violenta, prófugo de la luz, al dormir se olvidaba de sí mismo y olvidándose curaba sus lastimaduras; porque nuestro personaje ya está herido de muerte, y su agonía es la hebra sutil que irá hilvanando los episodios de mi novela. (...) ¿Qué acciones ejemplares, qué movimientos franciscanos opondría él a la crueldad ingenua de la calle Monte Egmont?”


Calle Suipacha
Suipacha y Av. Santa Fé, Retiro
"Andrés, yo no quería venirme a vivir a su departamento de la calle Suipacha porque me duele ingresar en un orden cerrado, construido ya hasta en las más finas mallas del aire, esas que en su casa preservan la música de la lavanda, el aletear de un cisne con polvos, el juego del violín y la viola..."


Editorial Claridad
Av. Boedo 837, Boedo
Fundada el 31 de enero de 1922 por Antonio Zamora, la editorial Claridad fue el germen del grupo literario “Boedo”, del que formaron parte Álvaro Yunque, Elías Castelnuovo, Leónidas Barletta, Nicolás Olivari y Roberto Mariani, entre otros.


Restaurante Edelweiss
Libertad y Av. Corrientes, San Nicolás
“No había cerveza en el Edelweiss, donde un mozo de pelo blanco pretendió convencerlos de que tomaron sidra…”


Plaza Garay
Av. Juan de Garay, Luis Saenz Peña, Pavón, Solís.
Constitución “El alba suele sorprenderme en un banco de la plaza Garay...”


Calle Virrey Liniers
Virrey Liniers, Almagro
"Emma vivió por Almagro, en la calle Liniers..."


Puente Constitución
Constitución
"El primer puente de Constitución y a mis pies / fragor de tierras que tejían laberintos de hierro..."


Suipacha y Viamonte
Suipacha y Viamonte, San Nicolás
En la calle Suipacha, no lejos de la esquina de Viamonte (entonces "El Temple"), estaba la casa de Pedro Salvadores, personaje del cuento de Jorge Luis Borges del mismo nombre.


Alto Palermo Shopping
Av. Santa Fé 3253, Palermo
“Ágora, templo y mercado como en los foros de la vieja Italia romana... En los foros había oradores y escuchas políticos y plebe sobre la que se maniobraba; en los shoppings también los ciudadanos desempeñan papeles diferentes: algunos compran, otros simplemente miran y admiran... en el shopping no hay variantes barriales.”


Editorial Sudamericana
Humberto 1° 550, San Telmo
Fundada por Victoria Ocampo, Oliverio Girondo y otros escritores, fue gerenciada en 1939, por el librero y editor catalán, Antonio López Llausás, exiliado en Buenos Aires tras la guerra civil española. En su extenso catálogo se cuentan las primeras ediciones de <i>Adán Buenosayres</i> de Leopoldo Marechal, y casi toda la obra de Julio Cortázar y de Manuel Mujica Láinez así como la primera edición de Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez.


 


 
ELIJA SU PRÓXIMA RESERVA A TRAVÉS DE BUENOS AIRES ENJOY IT !
Reserve su alojamiento al MEJOR PRECIOLOS PRECIOS MÁS ACCESIBLES para su estadía.
A través de convenios especiales le garantizamos a Ud. adquirir los mejores precios para sus reservas.
GRAN CANTIDAD DE OPCIONES en dónde alojarse
Le ofrecemos toda la INFORMACIÓN TURÍSTICA ACTUALIZADA sobre la ciudad de Buenos Aires.